Arte Efímero

ornamental-banner-big

La Plantà

El comienzo de todo. Ya nos traen los monumentos. Las hogueras se plantan en la calle el 19 y 20 de junio.

En la plantà tienen un papel muy importante, es el comienzo de un proceso de montaje que culminará con la exposición definitiva de los monumentos ya ubicados en sus distritos. Para que los días 20 y el 21 de junio pase el jurado a puntuarlos. Los premios concedidos se recogerán el día 22. Las hogueras se dividen en categorías según su coste siendo las de mayor presupuesto las de categoría especial y las de menor las de sexta categoría.

En las semanas previas a las Hogueras cada comisión presenta un ninot adulto y otro infantil que serán exhibidos al público en una exposición para elegir al ninot indultat mediante votación popular. El ninot más votado, se salvará del fuego y pasará a formar parte del Museo de Hogueras.

Monumentos

DESCUBRE LOS MONUMENTOS QUE ENCONTRARÁS EN CADA RINCÓN DE LA CIUDAD. CADA FOGUERA TENDRÁ ALGO QUE CONTARTE.

La foguera (hoguera) es el elemento más importante de la fiesta oficial de Alicante y el que le da su nombre. La foguera es un monumento de madera, cartón y corcho que se planta en cada distrito de la ciudad. Esta obra artística está compuesta por diferentes muñecos (ninots) y puede alcanzar los 20 metros de altura. Cada monumento posee una temática diferente, siendo la sátira y la crítica parte fundamental del mismo. Existen dos tipos de fogueres, las adultas y las infantiles. La primera es la principal y de mayor tamaño; las infantiles están destinadas a los niños, por lo que tienen una estética, colorido y temática infantil. Además de la foguera de cada comisión la ciudad planta una foguera oficial en la plaza del Ayuntamiento.

La construcción de los monumentos corre a cargo de artistas artesanos especializados en el arte efímero que dedican a ello varios meses.

La Cremà

VEN CON NOSOTROS A QUEMAR ALICANTE.

El momento más especial de Les Fogueres de Sant Joan es la noche del 24 de junio, la llamada ‘Nit de Sant Joan’. Esta noche pondrá fin a las fiestas con la cremà (quema) de los monumentos. Este rito comienza con el disparo de una monumental palmera de fuegos artificiales desde el monte Benacantil que se ve desde cada punto de la ciudad. Tras ese disparo pueden comenzar a arder les fogueres.

En cada distrito, se prende fuego al monumento, un espectáculo de pólvora y fuego del que participa toda la ciudad. Durante horas el fuego será el protagonista en cada rincón de Alicante en un rito purificador que marca el fin y el inicio de un nuevo ciclo festero.